Mari y Diego

by | Dic 2, 2019

Una boda pampass grass desde al alma hasta una ceremonia simbólica.
Nada estaba claro sino que el alma de la fiesta sería bohemia, muchas plumas, una ceremonia simbólica a las 3 de la tarde, 60 personas y costeñitas con mucha comida.

Pinterest tu mejor amigo

Mariana y su mejor amigo, Pinterest, llevaba buscando en línea por 2 meses inspiración para su boda, se preguntaba cuál sería el lugar perfecto, el ambiente idea, la encargada de buscar el lugar de los sueños pidió muchas cotizaciones, tantas como necesitaba para tener mucho de donde escoger, tanto como para comprar precios, calidad y tranquilidad. Diego, el que escucha y considera, siempre estuvo decidido a hacer algo “sencillito” “económico” y con “poquitas personas”, las 3 variables que siempre buscan los novios cuando se quieren casar, pareciera que fuera el punto de partida de todos, que hasta se nos es tierno saber que en esto coinciden muchas parejas, y no está mal, es bueno saber qué se quiere aunque el panorama cambie en el camino (pero para bien).

Papel y lápiz y arrancaron, qué nervios, la primera reunión de todas, el primer lugar que iba a conocer, esto no se puede hacer solos, sus mejores amigos fueron los jueces en la visita a ese lugar campestre fuera de la ciudad como siempre lo habían soñado, porque qué mejor forma de empezar este proceso que pensando en lo que en realidad quieren los dos con opiniones neutrales.

Novios Medellín

Tu lugar favorito tiene palmeras y columnas iluminadas: Obvio, es Casa Cartagena

Unas palmeras y curazaos son los que dan la bienvenida a la llegada, son recibidos con una gran sonrisa por David el gerente de Wink, una visita por cada rincón para sentirse mágico, un recorrido por los diferentes ambientes cartageneros que brinda esa casa colonial y lo mejor de todo: ese lugar perfecto para la ceremonia simbólica. La dinámica pareciera que fue: los novios solo observan y los amigos lo preguntan todo y David convence a 4 personas totalmente diferentes.

Llamaremos a este momento: el punto A. No hubo visita a otra locación, no más cotizaciones, sólo pensar en cómo acomodar grandes ideas a un presupuesto y un David quitando y poniendo para hacerlo posible. Sin saber aún cómo fue, después de 2 meses dijeron a Wink: Sí, acepto. Ahí comenzó el sueño. El punto B fue: todo emocionante y cero preocupante. No fue un proceso complejo cuando hay un equipo recibiendo tu maleta de carga en la que llevas: ansiedad, presión de la palabra: “el día más importante de mi vida”, la opinión de los papás, los inconvenientes, subidas y bajadas, parece ser grande para una pareja pero parece ser nada en las manos de un equipo que te devuelve un guiño por cada check de la lista: una decoración ABUNDANTE de plumas, unas sillas gigantes, un espacio para el coctel en el piso, la mezcla entre lo elegante y lo cómodo, un coctel al aire libre, mucha, muchísima comida, musiquita en vivo y bebidas por montón, nada faltó y cómo olvidar ese: “precisamente en Cartagena” en la que estábamos.

El gran día como debía ser, un cielo azul, un jardín perfecto y 70 personas llenas de felicidad (sí, se subió un poco), pero no se puede recordar con menos que una sonrisa en el rostro.

Novio Boda Medellín

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat